noviembre 28, 2019
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El personal en salud: la segunda víctima de un evento adverso

Diferentes investigaciones han demostrado que cuando un paciente padece un daño accidental durante el proceso de atención, la confianza del profesional de la salud tiende a deteriorarse, convirtiéndose de esta manera en una experiencia dolorosa y traumática no solo para el paciente y su familia, sino además para los médicos y el personal en salud involucrado en el evento adverso.

Según el artículo científico El impacto que tienen los eventos adversos sobre los profesionales sanitarios de atención primaria y sus instituciones, publicado por la revista Atención Primaria de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria española en 2016, las segundas víctimas han sido definidas como los actores encargados de proveer cualquier servicio de salud y que participan de alguna forma en un evento adverso; lo que la evidencia científica ha demostrado es que estos profesionales llegan a quedar emocional y profesionalmente traumatizados.[1]

Este desencadenante podría cambiar la forma de interactuar de los profesionales de la salud con los pacientes, la generación de inseguridades y dudas en su práctica profesional y la alteración de su situación afectiva o emocional hace que en muchas ocasiones se vea afectada la calidad de la atención brindada por el personal en salud, incrementando de esta manera que, eventualmente, ocurra un nuevo evento adverso.

El artículo científico también afirma que existe mayor vulnerabilidad en las mujeres que en los hombres de presentar una afectación desencadenada por un evento adverso, generando de esta manera ansiedad, despersonalización, frustración, culpa, síntomas depresivos, insomnio, dificultades para dormir, ira y cambios de humor en su vida personal y afectiva. No obstante, los médicos también se ven afectados en el ejercicio de su profesión, llegando a presentar incluso síntomas de preocupación mórbida por su rendimiento y afectaciones en la toma de decisiones clínicas, confusión y dificultades para concentrarse en una tarea específica. Por su parte, el aumento del miedo constante a las consecuencias legales y a la pérdida de reputación profesional hace parte de los desencadenantes más frecuentes que desarrollan los médicos.

¿Qué deben hacer las segundas víctimas?

Alrededor del mundo se han llevado a cabo diferentes programas de intervención a los profesionales de la salud, con el fin de darles apoyo cuando atraviesan por esta difícil situación, uno de los referentes internacionales más importantes es el programa de intervención ForYou, desarrollado en el Hospital Clínico de la Universidad de Missouri, el cual define tres niveles de intervención:

  1. Apoyo local, el programa sugiere que un compañero del equipo de la unidad de servicio, entrenado en las habilidades necesarias para dar soporte, es quien debe proporcionar un primer apoyo, dándole tranquilidad y prestándole un análisis de la situación al profesional afectado.
  • Apoyo individual por pares, un segundo momento debe ser abordado por profesionales pares de la misma institución entrenados para ello y agentes de seguridad del paciente y gestión de riesgos. Ellos deben proporcionar una atención individual que podría ser complementada con sesiones grupales.
  • Red de derivación establecida y más especializada, si el profesional presenta intensificación o persistencia de los síntomas, debe solicitar un apoyo interdisciplinario a través de psicólogos y trabajadores sociales, que realicen un acompañamiento y orientación profesional al médico.

Los actores en todos los niveles de apoyo deben ser profesionales conocidos dentro de la institución y que estén disponibles en todos los servicios a nivel hospitalario. Cabe resaltar que en la mayoría los profesionales de atención primaria podrían estar involucrados directa o indirectamente en eventos adversos, por lo cual es importante que el personal en salud se prepare para este tipo de eventualidades.


[1] Caring for our own: Deploying a systemwide second victim rapid response team.

(2010) Medline

¿Usted qué opina?

La S.C.A.R.E. cuenta con 21 oficinas a nivel nacional que a través del Fondo Especial para Auxilio Solidario de Demandas “FEPASDE”, otorga diferentes beneficios sociales cuyo propósito común es apoyar a quienes ejercen profesiones o desempeñen ocupaciones en su condición de personal de la salud, beneficios que van dirigidos a brindar respaldo y bienestar en temas gremiales, científicos, académicos, personales, profesionales y jurídicos para sus más de 57 mil afiliados

Noticias Recientes

Conéctese con Fepasde

Usted Podrá

  • Realizar consultas de nivel general
  • Solicitar certificados de cobertura y finalización
  • Información de su plan de aportes
  • Peticiones, quejas, reclamaciones y sugerencias
  • Información de préstamos
  • Actualización de datos
  • Solicitud de nuevas afiliaciones
  • Recuerde que a través de esta línea puede acceder a las asesorías jurídicas que funcionan las 24 horas de los 7 días de la semana.

Armenia  (6) 735 8159
Bogotá   (1) 744 8100
Bucaramanga (7) 697 3093
Barranquilla (5) 386 1950
Cali  (2) 489 7234
Cúcuta   (7) 595 6341
Cartagena (6) 693 9844
Ibagué (8) 277 0843
Manizales  (6) 892 8072
Medellín   (4) 605 2298
Montería (4) 789 0650
Neiva (8) 863 1026
Pereira  (6) 340 0135
Popayán (2) 835 3770
Pasto (2) 738 2025
Sincelejo (5) 276 5344
Santa Marta  (5) 436 8361
Tunja (8) 747 1763
Valledupar (5) 589 3964
Villavicencio (8) 683 3520 

REDES SOCIALES

CONÉCTESE A NUESTRAS REDES SOCIALES